Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador, en nuestra Política de cookies
Sala de prensa

Sala de prensa

Emalcsa cumple 40 años

Noticias |

Hace 40 años, el 7 de julio de 1978, nacía la Empresa Municipal de Aguas de A Coruña (Emalcsa), que recogió el testigo de la antigua Sociedad de Aguas de La Coruña S.A., que llevaba desde 1903 abasteciendo a la ciudad y su área metropolitana. El suministro de agua en A Coruña, tal y como lo entendemos en la actualidad, tiene ya 115 años de historia.

Emalcsa fue inscrita en el Registro Mercantil por el notario Fernando Alba Puente, siendo alcalde José Manuel Liaño Flores, en cumplimiento de un acuerdo de aquella Corporación Municipal que se preparaba para la llegada de la democracia. Su antecesora, Aguas de La Coruña, S.A., comenzó como empresa privada, y se convirtió en una compañía 100% municipal en 1967. No obstante, seguía teniendo una estructura administrativa propia del régimen privado, lo que dificultaba tareas como el ajuste de las tarifas. Por eso el Ayuntamiento decidió dar el paso de crear una nueva firma pública.

 

Una historia de compromiso con el servicio público

En estas cuatro décadas, Emalcsa ha tenido nueve presidentes. Después de José Manuel Liaño Flores vinieron Berta Tapia y Domingos Merino, el primer alcalde elegido democráticamente desde la Guerra Civil. Les siguieron Francisco Vázquez, Federico de la Fuente, Javier Losada, Nieves Vázquez, Carlos Negreira y, en la actualidad, Xulio Ferreiro. Todos ellos, de ideologías políticas muy diferentes, entendieron el valor de Emalcsa como empresa pública y apoyaron su crecimiento y desarrollo.

Los primeros Estatutos de Emalcsa contaban con 46 artículos detallando las responsabilidades y fines de la empresa: “la prestación del servicio de abastecimiento de aguas a la Ciudad de La Coruña y a su término municipal. También podrá atender discrecionalmente a dar el mismo servicio a los municipios limítrofes, mediante los oportunos acuerdos”. Un mandato al que sigue fiel 40 años después.

El primer documento aprobado fue un proyecto para el ajuste de los precios del servicio a la realidad económica del momento. Gracias a esta medida, fue posible corregir el déficit crónico en el que se encontraba Aguas de La Coruña, S.A., e invertir los beneficios en la mejora del servicio. Es en estos años cuando comienza la sustitución de tuberías de fibrocemento por otras de fundición, más resistentes a las roturas.

La nueva empresa adoptó la forma de Sociedad Anónima –donde el Concello es propietario de todas las acciones–, con un capital inicial de 100 millones de pesetas. Su Consejo de Administración tenía nueve miembros: El alcalde de A Coruña como presidente, dos concejales de la Corporación municipal y seis personas elegidas por el Pleno del Ayuntamiento en representación de entidades, asociaciones y usuarios.

 

Un largo procedimiento administrativo

El proceso de absorción de la antigua empresa fue complicado. Ambas convivieron durante casi once años, hasta que el 16 de febrero de 1989 el alcalde Francisco Vázquez y el presidente del Consejo de Administración, Federico de la Fuente, firman la disolución de Aguas de La Coruña.

Cuatro décadas después de su nacimiento, Emalcsa se mantiene como una empresa totalmente pública, modelo de eficiencia en la prestación de servicios y compromiso con la ciudadanía. Es heredera de una tradición de 115 años, que comenzó con la primera traída de agua en 1903 y que continúa hoy con las constantes de la responsabilidad, la calidad, la innovación y la capacidad de adaptarse a los retos.

 

Últimas noticias